¡PRUEBE YA! ✓ ¡PRUEBE YA!✓
Inicio / Prensa

Prensa

Diario de un Abogado principiante con el Reconocimiento vocal y la Inteligencia Artificial

Diario de un Abogado principiante con el Reconocimiento vocal y la Inteligencia Artificial
No pasa un solo día sin que los medios de comunicación nos recuerden que estamos inmersos en una profunda revolución, de consecuencias socioeconómicas imprevisibles, y que “misteriosas” tecnologías para un jurista como la Inteligencia Artificial (IA) van a cambiar probablemente nuestra forma de trabajar en muy poco tiempo.

En esta publicación de la revista del Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla, La Toga, el autor de este artículo, abogado en ejercicio en un prestigioso despacho, se pregunta si el Reconocimiento vocal “inteligente” ha llegado a su plena madurez y si el mismo está verdaderamente al alcance de cualquier jurista sin una formación informática especial. Asimismo, comenta las ventajas adicionales al obvio incremento de la productividad, confort y ahorro de tiempo y costes de transcripción, en el uso de esta nueva tecnología para cualquier despacho de abogados.

¿Adiós al teclado?

¿Adiós al teclado?
Una empresa española crea un sistema informático de reconocimiento de voz con una precisión de hasta el 98%. Interesante reportaje en El Mundo sobre SpeechWare, con motivo de la adjudicación del contrato de reconocimiento vocal de la Unión Europea.

Las Instituciones Europeas usan para reconocer la voz ‘software’ español

Las Instituciones Europeas usan para reconocer la voz ‘software’ español
Este artículo se podría haber escrito, corregido e impreso sin tocar una tecla. Traductores de la Comisión Europea, de la ONU, del Parlamento Europeo y del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas ya trabajan con el nuevo sistema, que corre sobre un motor conocido, Dragon NaturallySpeaking, pero con una aplicación nueva (QuickTypist) de SpeechWare (SRW), una empresa española de Bruselas.

En SRW trabajan una decena de personas y su propietario, Jesús María Boccio, ni siquiera es informático. Es un jurista apasionado de lo digital que ha sabido rodearse de jóvenes especialistas en software. En sólo dos años SRW ha firmado contratos con instituciones europeas.

Su éxito lo confirma el responsable del proyecto de reconocimiento vocal de la Comisión Europea, Antonio Ballesteros: “Generamos cada año 1,2 millones de páginas y tenemos 1.200 traductores, de los que 250 ya usan este sistema. Teniendo en cuenta que no está en los 11 idiomas oficiales supone una penetración del 60%”.

Las claves del éxito de SRW son tres. La primera es que el texto escrito por el propio ordenador a una velocidad de hasta 180 palabras por minuto (más del doble de la capacidad de un buen mecanógrafo) puede ser corregido por una segunda persona, que podrá cotejar (sin tocar el teclado) la fidelidad de la transcripción, pues a medida que haga avanzar el cursor sobre el texto, el ordenador reproduce la voz del autor del escrito.